Google+ Followers

domingo, 12 de mayo de 2013

Casa de montaña

  Un sueño inalcanzable, una realidad en miniatura. 
 Está llena de recuerdos de mi infancia, familia, de viajes, eso... "LLENA DE RECUERDOS"

Me llamareis chafardera, pero una de las cosas que siempre me gusto desde pequeña  es ver que había detrás de las puertas, en el  por el interior de las casitas  de muñecas  y vosotros?
 
 
  

 
Bueno ya estoy empalmando las luces y el cambio es impresionante:
                  
De noche                      De día

 
 
 



Esta es la fachada principal

      
Primero tenía un llamador pero en nuestras salidas vimos, en La Couvertoirade y después en Beget, colgadas en las puertas, la flor de Carcabelle o Carlines (Flor salvaje que sirve de barómetro, anuncia la lluvia cuando su corazón se cierra), y me monté una con flores secas.

Y este es el porche, en el que ya no está la mesa de jardinero. Lo he convertido en cuarto de lavandería y de taller de reparaciones caseras.


Y así es actualmente, aunque aún le faltan detalles 


 



El porche se ha quedado más o menos igual


Y pasamos dentro...


 La faena fue hacer los huecos en la pared, para el buzón y el arco del comedor, ya que no tengo muchas herramientas


El antes y el después (de momento)


Y ¿qué es ese arco?, os preguntaréis, como no, si no tenía escalera para subir a la 2ª planta, tuve que ampliarla por detrás y hacer una arco de paso



Me encantó decorar las contrapuertas




La cocina, se me hizo pequeña enseguida con tantas cosas que quería poner.


 
  
Y una vez traspasado el arco nos encontamos con:

Una amplia salita con acceso a la 2ª planta, con salita de coser y plancha, cuarto de bebés, dormitorio grande y baño.

Es como cualquier casa que has hecho tuya, repleta de recuerdos, cuadros, etc... de la familia ,de viajes, Honfleur, St. Malo, Normandía, Venecia, Ámsterdam... es como un juego. ¿De qué lugar es cada pieza?
Y así queda toda la contrapuerta, aúnque aún
  falta algún detalle y pintarla de nuevo




La escalera es hecha a imagen de la de casa de mi hermana. Como véis, me falta acabarlo casi todo, y es que me falta tiempo y sitio (la casita mini la tengo en el pueblo y el invernadero, y resto de minis en Barcelona)


Disfruté mucho montando la ventana, y canutas con el mirador 



Y tomamos la escalera a la siguiente planta,

 aproveché el espacio del final de escalera al 2º piso para hacer la sala de costura en honor a mi madre. La máquina de coser fue su  primer regalo de Reyes. Es idéntica a la real que, en su día, a mi madre le costó 500 pesetas a pagar a plazos (en 1957) y la mini le costó 6 euros (en el 2001)
 
 

Qué cuentos aquellos del ciempiés curioso, que escuchaba de pequeña por la radio roja, al lado de mi madre, cuando cosía ropita para muñecos para una tienda de las Galerias Malda...

Y de aqui pasamos al cuarto de los niños
 

Los muebles parecían sosos, así que los pinté un poquito

 

 Y pasamos al dormitorio grande

 


Lo que me llegó a costar hacer el despertador, y el osito ¡es guapísimo!
 
 

  


Y nos vamos al baño 



Bueno, y por fuera, añadí la barbacoa, tomando como modelo la de casita de mis padres del pueblo


También falta acabarla...

Y al lado opuesto de la casa, colocaré el invernadero, que será de "quita y pon", ya que la casa ya no cabe ni por la puerta ni por la ventana si la quiero cambiar de habitación...








   








No hay comentarios:

Publicar un comentario